LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías. Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale, traducida por Patricia Schaefer Röder.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel; Carolina: The Bookmark, Ponce: El Candil. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

miércoles, 27 de julio de 2011

CARACAS

Julio 2011. Apenas llego a Caracas e instantáneamente comienza a rebobinarse mi memoria junto a mis sentimientos. A pesar de que suelo visitar a mi familia casi cada año, cada vez que vengo, siento que regreso después de pasar una vida entera afuera. Recuerdo claramente que antes, la sola idea de vivir en otra parte que no fuese Venezuela era algo insólito para mí; nunca me vi siquiera protagonizando ningún sueño parecido. Es así, simplemente soy venezolana; una caraqueña que no puede y no quiere eliminar la semilla de concreto y monte que persiste en ella después de cien siglos y a pesar de incontables nuevas vivencias. Si bien es cierto que me sé tan venezolana como cualquiera, con demasiada frecuencia se me quería hacer sentir extranjera aquí mismo, en mi propia tierra. Y aunque intentaba no darle mucha importancia a tantas palabras sin sentido, no puedo negar que de vez en cuando me haya tropezado dentro con esas vetas de confusión y molestia. Así es la vida; ahora que llevo tantos años viviendo afuera, donde realmente soy extranjera, me siento cómoda: toda una ciudadana de un mundo que cada vez se encoge más.

Soy caraqueña y siempre lo seré. Aún puedo decir que he vivido la mayor parte de mi vida aquí, en este pedacito de trópico. Mi infancia tranquila, llena de mañanas frescas y tardes soleadas al aire libre, mangos maduros y paseos por parques verdes, llena de escuela y amigas que continúan siéndolo. Mi adolescencia y mis veintes casi enteros, apasionados de amor y cultura, de cines y museos, de fiestas, de cafés, de subidas al Ávila y salidas en grupo.

Eso fue hace tiempo ya. El destino me llevó a vivir en varios países diferentes y estoy segura de que aún me tocará establecerme en otros lugares más. Pero a pesar de los kilómetros y los años de ausencia, desde que regresé a casa por primera vez, siempre me sucede lo mismo: salgo del avión y mi alma vuela atrás en el tiempo, escapando veloz rumbo a una época luminosa, tan fácil de vivir, tan genuina, intensa, plena… De pronto me veo reencontrándome conmigo misma, redescubriendo una vez más mi familia, mi casa, mi ciudad y mi país.

Al volar hacia el pasado por ese túnel del tiempo improvisado que me lleva desde el avión hasta el terminal del aeropuerto, las imágenes de Caracas que evoca mi mente no encuentran su reflejo en mis pupilas. Me invade un desconcierto total. Después de unos instantes de pánico vuelvo a comprobar que la ciudad sigue viva y cambia con cada respiro que da. Mi bella Caracas ha pasado por tantas situaciones, unas veces amables y otras extremas, que la han hecho madurar a la fuerza y crecer desesperadamente, sin poder encontrar la relación sana entre los dos eventos, abandonándose más bien al crecimiento hueco y a la maduración tardía de un gigante con problemas serios de aprendizaje. Sin duda es una ciudad con muchísimos desafíos, con infinitos contrastes que le dan un aire pesado de metrópoli apocalíptica por un lado y una tenue brisa fresca, vanguardista y tropical, por el otro. Desde siempre, mi ciudad ha tenido problemas de memoria, desechando las cosas buenas que tradicionalmente han funcionado, para aventurarse a tantas innovaciones desconocidas y de calidad dudosa. Para quien no la comprende, Caracas se asemeja a una criatura quimérica, llena de fragmentos más o menos acabados que no guardan relación entre sí. Sin embargo, quienes la conocemos y amamos, sabemos que la ciudad en su valle y sus alrededores es tan noble que recibe cualquier adquisición sin chistar, ajustándose de buena gana a la prótesis de turno.

A Caracas la han engañado demasiadas veces y no se cansan de hacerlo a cada instante. Prometen limpiarle las heridas que le causan quienes tanto la maltratan, mientras le pintan futuros próximos y lejanos de mil colores estridentes que la enceguecen y la dejan delirando en sueños ansiosos, baratos. Ciega por tanto humo e ilusiones vanas se vuelve mi ciudad, sin escuchar consejos ni razones. La verdad es que cada vez escucha menos; más pronto que tarde la ciudad se está quedando sorda, yaciendo inmersa en sí misma, una colmena enorme que no puede apagar el zumbido de fondo que la enloquece poco a poco. Muchas veces le duele la cabeza cuando sin cesar intenta que su lado derecho e izquierdo cooperen y trabajen juntos para lograr una tarea, frecuentemente sin llegar a ningún resultado. La madre leona ruge de impotencia cada vez que alguien es víctima de la delincuencia y el crimen, cuando el temor envuelve a sus crías, y se frustra al ver que el pánico perenne las vuelve indolentes o agresivas. Se ha hecho adicta a los antidepresivos y los calmantes para sobrellevar los tiempos turbulentos que la arrastran sin piedad.

Hoy, mi amada Caracas está maquillada para el aniversario de la Independencia. Con un colorete ligero refrescaron el rostro de la Sultana de 444 años recién cumplidos, le hicieron un nuevo peinado y una caricia en la mejilla. Remozada por fuera, la bella matrona sufre de mala circulación. Sus venas y arterias están taponadas y a veces el cuerpo no quiere hacerle caso, pero al igual que toda Venezuela, su sangre es color vinotinto y tan solo eso le basta para hacer latir fuertemente su corazón.

En estos momentos, Caracas tiene tantas cosas en su contra que a veces la gente no sabe qué responder cuando le pregunto qué es lo que más le gusta de ella. Para mí, sin embargo, la respuesta sigue siendo muy fácil: el Ávila, que no se rinde y sigue acompañando a su amada pase lo que pase, la vida cultural que llena el espíritu de quienes se dejan envolver por su manto, y sobre todo mi gente; los de siempre, los de ahora: todos aquellos que me iluminan, me mueven y me hacen sonreír, son lo mejor de mi ciudad.

No me canso de comprobar que a lo largo del tiempo la historia se revela cíclica, con altos y bajos… Así, tengo la certeza de que en un futuro no muy lejano, Caracas se recuperará y saldrá airosa de lo que la aqueja. Como todo, esto también pasará.


©2011 PSR

17 comentarios:

  1. Caracas, anacronica y compleja como los millones que la han vivido.

    ResponderEliminar
  2. hola paty, que bonito que te sientes tan orgullosa de tu ciudad natal y tu pais, es como el matrimoio, en las buenas y en las malas.

    ResponderEliminar
  3. MUY BUENO tu escrito, y sentido. De obligatoria lectura, lo voy a compartir con quien quiera. y GRACIAS

    ResponderEliminar
  4. Bello escrito de una caraqueña de vuelta a su "patria chica"
    que te digo: ME ENCANTO!!

    ResponderEliminar
  5. Excelente escrito Paty, a través de tus vivencias expones la pura realidad. Me ha gustado muchísimo.

    ResponderEliminar
  6. Muy bonito Patri como siempre,y ojala tus deseos para Caracas se hagan realidad!!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encantó el escrito. Es intimista y personal. Y a pesar de que en mi opinión no se puede saber que sucederá con la convulsiva, caótica pero hermosa Caracas también comparto el sentimiento de esperanza en que todo mejorará. Gracias por compartir el texto, saludos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanto! Te felicito; saludos!

    ResponderEliminar
  9. Atencion es importante felicitar a mi amiga entrañable y querida, LA SULTANA DEL AVILA POR SU ANIVERSARIO, amores de un caraqueño confeso.

    ResponderEliminar
  10. ¡Y doblemente felicitada porque estás ahí!!! Abrazos, se piensa en ti...

    ResponderEliminar
  11. Hermoso; como hermosa es nuestra Venezuela.

    ResponderEliminar
  12. Excelente y yo también vuelo tiempos atrás cuando llegó al aeropuerto....

    ResponderEliminar
  13. Patricia maravilloso, así será su brillo no acabará...

    ResponderEliminar