LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Librería Norberto González, Plaza Las Américas y Río Piedras; Libros AC, Santurce; Aeropuerto Luis Muñoz Marín, Carolina.

jueves, 20 de septiembre de 2018

“Vesalio 3”, fragmento de ‘Mi dulce curiosidad’, novela de Amanda Hale




Cada vez que Vesalio abría el cuerpo humano, su corazón saltaba. La primera vez, temblando de emoción, casi se desvaneció maravillado ante su naturaleza clandestina. Ah, la verdadera Biblia”, susurró, “el cuerpo humano”. La Iglesia enseñaba que los muertos descargarían su venganza contra quienes profanaran el cuerpo, pero cuando Vesalio vio lo indefensa que era la carne despojada de vida, se conmovió profundamente; hasta el punto en que la ternura luchaba con la crueldad. Sintió el sufrimiento de la carne, el espíritu secuestrado dentro de ella. Recordó los gritos del gato que sus hermanos torturaron en Helle Straetken y cómo lo había observado todo, sin poder hacer nada; deseando detenerlos, queriendo matar al gato para parar sus chillidos...”.
 
 
Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale
Traducción de Patricia Schaefer Röder
2017 Ediciones Scriba NYC
ISBN 978-0-9845727-7-9
 
 

jueves, 6 de septiembre de 2018

“Talya 4”, fragmento de ‘Mi dulce curiosidad’, novela de Amanda Hale




“...Talya oyó un suspiro y no supo si era su propio aliento, uno de los estudiantes, o un sonido póstumo del cuerpo traumatizado. Bajó el bisturí y procedió ahora con las dos manos, como si tuviesen vida propia, extirpando órganos vitales, pesando, disecando, hasta que el torso se convirtió en una cavidad vacía. Entonces, el patólogo dio un paso al frente con una sierra manual y pasó a través del esternón. Allí estaba el corazón, pálido y marchito. Ella deseó que el hombre estuviese vivo para que ella pudiese ver sus órganos palpitando; oír su sinfonía. En ese momento, todo lo que deseaba era presenciar la armonía de la estructura del cuerpo viviente; los misterios de su desnaturalización...”.
 
 
Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale
Traducción de Patricia Schaefer Röder
2017 Ediciones Scriba NYC
ISBN 978-0-9845727-7-9
 
 


viernes, 31 de agosto de 2018

“Vesalio 5”, fragmento de ‘Mi dulce curiosidad’, novela de Amanda Hale


  
  
Alma inmortal, ¿dónde estás?preguntó Vesalio, haciendo resonar aquellas palabras en el silencio de su actividad nocturna. ¿Pudiera estar dentro del órgano con forma de camarón que estaba enclavado junto a la gruesa vena central? No, había dos de esos. ¿Pudiera haber dos Almas en un cuerpo? Tuvo la visión de que el cuerpo era un árbol; las venas y arterias de extraordinaria belleza se extendían como ramas, mientras las raíces y zarcillos temblaban llenos de vida. Así decidió documentarlo. Sostuvo los órganos curvos, uno en cada mano, sintiendo su resonancia, la piel viscosa manchada de sangre, como cubiertas de salchichas. Oyó y sintió las voces que subían por sus brazos, estremeciendo sus venas, pero el Alma era escurridiza. Ella revoloteaba en sus sueños y bailaba delante de él, evadiéndolo en cada vuelta, al tiempo que sus pies taconeaban los adoquines de Bruselas, Lovaina, París, Padua, Venecia...”. 
  
  
Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale
Traducción de Patricia Schaefer Röder
2017 Ediciones Scriba NYC
ISBN 978-0-9845727-7-9
  
  

jueves, 16 de agosto de 2018

“Dai Ling 3”, fragmento de ‘Mi dulce curiosidad’, novela de Amanda Hale




...Mientras Dai Ling tocaba, se imaginó rompiendo círculos disectados por escalas que trepaban a los Cielos, donde un cinturón de doce signos zodiacales mapeaba la ruta de siete esferas clásicas: la Luna, Mercurio, Venus, el Sol, Marte, Júpiter, Saturno... cada esfera girando a su ritmo, planetas que crean la armonía y disonancia de los Cielos, resonando en cada criatura, una parte microcósmica del todo, como el ADN, perfecto, ordenado; un rompecabezas inmenso que mantenía la unidad del mundo perceptible que luchaba por liberarse de una red invulnerable...”.
 
 
Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale
Traducción de Patricia Schaefer Röder
2017 Ediciones Scriba NYC
ISBN 978-0-9845727-7-9