LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías. Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale, traducida por Patricia Schaefer Röder.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel; Carolina: The Bookmark, Ponce: El Candil. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

sábado, 25 de abril de 2009

TODOS SOMOS EXTRANJEROS... CASI EN TODAS PARTES

Toda la vida he sido extranjera; en el país de mis hijos, en el de mis padres y en todos los demás. Incluso en mi propio país. De alguna manera mi nombre siempre va acompañado del adjetivo de algún país. En Venezuela soy “Patricia la alemana”, y en Alemania soy “Patricia la venezolana”. Aquí en Puerto Rico he sido ambas, igual que en Nueva York. Soy de varias partes y no soy de ninguna. Pero lo importante es que, como quiera que sea, soy. Soy una mezcla de culturas, de pasiones y de historia. Valga esta reflexión personal para explicar lo que pueden sentir tantas personas como yo, que no llegan nunca a ser consideradas de algún lugar en particular.

La humanidad está comenzando el siglo XXI de la era común. A lo largo de la historia hemos ido desarrollando la cultura humana: las ciencias naturales, la tecnología, la medicina, la filosofía, la religión y las artes. Pero, ¿qué hay del desarrollo social de la humanidad? Algunos hablarían sobre la evolución de las sociedades como grupos aislados, desde el momento en que se pronunció la primera palabra en la estepa africana, hasta el instante en que escribo estas líneas en la computadora. Yo, en cambio, me refiero al desarrollo social del género humano como un todo formado por cada una de las personas que habitan nuestro planeta. En este aspecto, difícilmente podría decirse que hemos superado nuestros instintos más básicos de primates territoriales.

Curiosamente, el concepto de “humanidad” incluye, entre otras acepciones, la naturaleza y el género humanos, así como también la sensibilidad ante las desgracias de nuestros semejantes. Sin embargo, vemos que quienes defienden el supuesto desarrollo social y cultural de la humanidad no pueden explicar lo que pasa con las relaciones humanas y la tolerancia. Se supone que el progreso debería conllevar a un mayor respeto por el prójimo. Lamentablemente, esto no sucede. ¿Por qué? Simplemente porque el ser humano sigue siendo un animal territorial.

Al igual que en las demás especies de animales, está en la naturaleza del ser humano buscar su bienestar. Es un asunto de supervivencia. Nómada o sedentario, el ser humano lucha por perdurar. Cada quien hace lo que puede para echar adelante. Las personas migran por diversas razones: una vida mejor, libertad, amor y mejores oportunidades de conseguir empleo. El movimiento de los diversos pueblos ha tenido lugar a lo largo de la historia. El clima, la guerra, las enfermedades y la escasez de alimento están entre los factores principales que influyen en dichas migraciones. Existen grupos étnicos que migran con mayor frecuencia que otros, adaptándose con mayor facilidad a su nuevo ambiente. En general, los grupos del Mediterráneo muestran una mejor adaptación a lugares nuevos, asimilándose con mayor rapidez a la cultura, las costumbres y las ideas, mientras que los ingleses y asiáticos son más conservadores y por lo tanto no se adaptan con tanta facilidad.

Debido al flujo en la población, las ciudades tienden a crecer, mientras que en el campo la cantidad de habitantes disminuye. Este movimiento de gente puede ocurrir en el mismo país, así como también entre diferentes países. Las grandes ciudades siempre han sido destinos migratorios importantes para muchos. Así, encontramos personas quienes a pesar de tener la misma nacionalidad y hablar el mismo idioma, también son “extraños” en estas ciudades grandes. Sin embargo, es evidente que la gente que viene de afuera casi siempre es más conspicua que aquellos que migran dentro del mismo país. Los extranjeros no hablan como las personas originarias de ese país; tienen una cultura, valores y maneras de pensar diferentes, y a veces incluso son físicamente distintos de la población a la que llegan.

La primera generación de inmigrantes –aquellos que dejan su tierra natal– tiene que enfrentarse a muchos obstáculos para adaptarse y ser aceptados por el resto de la población. A veces, la cultura a la que llegan no es muy abierta a las costumbres de los inmigrantes; así que, en general, la primera generación hará todo lo posible por hacer el camino para ellos y sus hijos, incluso a costa de dejar de lado su propia cultura e idioma. (No es este el caso en los guetos, donde las personas de un mismo origen, raza o religión viven marginadas del resto de la sociedad y no hacen ningún esfuerzo por asimilarse).

Normalmente, la segunda generación se adaptará mejor como consecuencia de crecer en el nuevo ambiente, el cual le resulta natural. Ellos compartirán la herencia cultural de sus ancestros –incluso el idioma– así como también las nuevas costumbres que aprendan. Así, hablarán ambas lenguas con naturalidad, sin ningún acento que los pueda hacer distintos del resto de la población. Usualmente la segunda generación se verá a sí misma como oriunda del lugar, pero tendrá sentimientos mezclados cuando se le pregunte “¿de dónde vienes?” o “¿de dónde es originalmente tu familia?” ya que aún está en la fase de transición que comenzó con sus padres. No ayuda para nada que los lugareños los sigan considerando “extranjeros”, sin terminar de aceptarlos sólo por el hecho de que llevan un apellido raro, o que sus abuelos no sembraron esa tierra. La tierra. El territorio y su dominio son más fuertes que la tolerancia; siempre aparecen en algún momento. Lo he podido comprobar una y otra vez a lo largo de mi vida como hija de inmigrantes, y como inmigrante de primera generación. Nunca se termina de admitir una crítica que venga por parte de un “llegado”, aunque tenga muchísimos años de haberlo hecho. Igual pasa con sus hijos; todo está bien mientras mantengan la boca cerrada y sus opiniones silentes. A muchos se les olvida que aquellos que van a otro lugar, generalmente resuelven hacer de ese sitio su nuevo hogar. Se convierten en “lugareños por decisión”, no porque les tocó nacer allí. Le toman cariño, lo viven y se alegran o sufren por las cosas que allí suceden. Allí echan raíces, allí tienen a sus hijos. Todo muy bien, todo bello; pero si se les ocurre decir algo que no esté totalmente de acuerdo con lo que los demás quieren escuchar, rápidamente salta alguien con la trillada frase: “Si no te gusta, vete”. No es tan fácil. “¿Por qué me voy a ir, si yo también soy de aquí? A mí también me afecta lo que pasa, igual que a ti. Si tú hubieras hecho el comentario, todo estaría bien. Pero lo hice yo. Entonces, ¿cuál es la razón por la que me echas de mi tierra?”. De nuevo la tierra. No podemos escapar de nuestra naturaleza territorial.

Una vez que la segunda generación se casa con alguien autóctono, los hijos no tendrán ningún problema con su identidad. Al fin y al cabo, aunque llevan la carga cultural de sus ancestros, ellos son de ese lugar, igual que sus padres, pero resultan aceptados con mayor facilidad por el resto de la población. Dependiendo de cada persona, le darán más o menos importancia a la herencia foránea en su vida diaria, y criarán a sus hijos principalmente de la manera autóctona. En este sentido, la mezcla de las culturas ya ha comenzado, resultando a largo plazo en una civilización más rica en ingredientes universales que serán asimilados de forma natural por todos.

Por otro lado, a nivel social, aunque el resultado de las migraciones puede ser muy positivo, eventualmente pueden ocurrir choques como consecuencia indirecta de diversos problemas que enfrentan los países destino y que resultan, entre otros, en una mayor carga que lleva al aumento de los impuestos para la población. Normalmente el acercamiento entre las culturas propicia la tolerancia hacia las distintas razas y religiones, pero cuando se pasa por dificultades como el desempleo y la falta de dinero para los programas de seguridad social, comienzan los resentimientos. Nuevamente aflora el instinto de territorialidad. La escasez de recursos ocasiona conflictos entre la población oriunda del lugar y los inmigrantes, aumentando la tensión a la vez que se reduce la tolerancia, tan importante para mantener la paz en el mundo de ahora y en el de nuestros hijos. Los problemas culturales –el rechazo al posible aporte foráneo– pueden llevar a la xenofobia y al racismo, expresiones más exacerbadas de la territorialidad primitiva y la ignorancia, que no aportan nada al desarrollo social de la humanidad, sino que más bien producen en la población una sensación de angustia y desasosiego, además de un malestar generalizado que puede crear fisuras insalvables.

Es preciso ver las migraciones como una oportunidad para el enriquecimiento de las culturas, la ocasión de crecer de ambas partes, en lugar de tener temor a que se nos despoje de algo. La tolerancia es crucial en las buenas relaciones entre los individuos y entre los pueblos. La intolerancia conduce al odio y la violencia, y estos a su vez llevan a problemas más graves que incluso pueden terminar en guerras. Es hora de pensar en el ser humano como un “ciudadano del mundo”, olvidando las diferencias en el origen de cada quien. Por el bien de la humanidad, debemos ser tolerantes, abiertos, sencillos y suficientemente humildes para aceptar que los demás no necesariamente tienen que ser iguales a nosotros. De esto dependerá que podamos vivir en armonía.


©2005 PSR

** "Todos somos extranjeros...casi en todas partes" mereció el Segundo Premio en el 1er. Certamen Nacional de Poesía, Cuento y Ensayo de la American University of Puerto Rico en Manatí, Puerto Rico 2009.

48 comentarios:

  1. Patricia, que gusto leerte pot aqui. Visitare el blog continuamente.
    Saludos!

    Isaac C.

    ResponderEliminar
  2. Hola, gracias por el artículo. Me veo reflejada en esa ironía de vivir en un país que adopté por decisión propia y mi memoria emocional de "yo no pertenezco aqui". Bueno, seguimos adelante, disfrutando la vida y de las ventajas que nos da conocer culturas diferentes.
    Saludos desde Bruselas,
    Sor María Marchán Ruiz

    ResponderEliminar
  3. Hola amiga..tu coo siempre publicando articulos que no se porque casi todos se parecen a mi..sera porque somos de todas partes...yo como inmigante he sentido mucha de esas cosas que tu haz comentado..estoy en un pais que no me pertenece..pero cuando voy al mio al cual amo y adoro con toda mi alma..me siento que tambien este ahora me hace falta..aqui se pasa full trabajo..hay full ventajas.pero el amor d ela familia y los amigos nunca se deja de extarnar..besos amiga..me encanto!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola amiga,

    este Blog sencillamente me gusta y no solo porque eres mi amiga sino porque es algo tan tuyo que extrañaba yo personalmente en los ultimos tiempos. Si, tus cartas detalladas que tenia la sensacion estar alli presente en cada relato que contenian. Me acuerdo de tus diarios, lineas de letras secretas, de las cuales tengo la esperanza de descubrirlas en alguno que otro cuento tuyo. Muchas experiencias, muchos lugares, mucha vida y lo mas admirable que ese cajon de recuerdos nos regale historias. Leerte da gusto, juegas con las palabras, las haces moverse frente a mis ojos llevandome a soñar, pensar y seguir siendo. Escribir es desnudarse ante el mundo incluso si la historia es fictiva. Gracias por hacerlo, es un regalo.

    Abrazos de tu fan

    ResponderEliminar
  5. Me identifico plenamente con lo que dices, y aun peor, no solo me crie como segunda generacion en el pais de adopcion de mis padres, sino que me case con un extranjero y decidimos crear a nuestras hijas en otro pais extrano a los dos..... La pregunta mas dificil de mis hijas cuando pequenas: De donde somos???No me gusta ser diferente!
    Hoy les digo: Somos del mundo! Atesora esta herencia multicultural.

    ResponderEliminar
  6. Patricia! Tu blog esta fabuloso! Felicidades. Apenas lei Todos somos extranjeros
    y esta magnifico! Espero seguir disfrutando de tu pluma!

    ResponderEliminar
  7. hola patricia
    en lo que escribes me siento identificado como persona del mundo

    ResponderEliminar
  8. Hola PSR. Gracias por haber cumplido con tu promesa. Lo acabo de leer, y al empezar a leer los primero parrafos, ya me senti identificada por completo.

    Pues si, y nosotras sufriendo las consecuencias de ser primera generacion en un pais extranjero, como lo hicieron nuestros padres.

    Un abrazote escritora!

    ResponderEliminar
  9. Hola Poeta. Gracias por haber puesto en palabras todo lo que hemos vivido y ahora estamos viviendo como lo hicieron nuestros padres.

    ResponderEliminar
  10. Lei tu escrito sobre ser extranjero. Me gusto mucho pues toca diferentes aspectos del sentirse extranjero. La verdad es que el asunto de la territorialidad es fuerte pero creo que poco a poco las fronteras de la humanidad se abren para crear un mundo mas tolerante a la internacionalidad. Ahora que vivo aqui veo en el bus como la gente hablan un sinnumero de idiomas y como su vesturario y peinado cambian. Una de las amiguitas de mi hija en la escuela son de Alemania pero criados en Inglaterra. Otra es vietnamita, y otra es americana pero criada en Canada. Es curioso como a esa edad ya saben de donde vienen y pq estan alli. Esta es una ciudad internacional. No se como es la tolerancia en USA pero la verdad es que aqui no me siento incomoda en ningun momento. Todavia no reconozco las distintas nacionalidades, pero en estos momentos me da igual.

    Lo que es normal para algunos no lo es para otros y eso tambien es parte de la territorialidad e idiosincrasia de un pueblo.

    La pasada semana fui a un salon de belleza que me recomendaron. El dueño y su hijo son de Venezolanos/Italianos. Lo menos que pense fue encontrar un lugar donde me hablaran español. Asi que me senti como en casa. ¿Lo que es el idioma ahhh?

    Cariños

    ResponderEliminar
  11. I find it very interesting. I think we have similar ways of thinking. I liked your story extranjero--I know how it feels not belonging to any place, but in a way this is a beauty of it--you can be a bit of everything.

    "los grupos del Mediterráneo muestran una mejor adaptación a lugares nuevos, asimilándose con mayor rapidez a la cultura, las costumbres y las ideas, mientras que los ingleses y asiáticos son más conservadores y por lo tanto no se adaptan con tanta facilidad."

    I think it is true people from Middle East adapt very well. I guess the more nationalistic you are, the more difficult it is to adapt. Caribbean writers also write about not belonging to any place.

    ResponderEliminar
  12. Estoy disfrutando de tu blog. Acabo de leer "Todos somos extranjeros..." Me gusto mucho, le recomendare tu Blog a mi esposo, que nacio en Venezuela y sus padres son extranjeros y se va a sentir muy identificado con lo que escribes.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Tambien la lei Patricia, excelente escrito.

    ResponderEliminar
  14. Identificada, igual que yo? Quiero ver el que al parecer se trata de mi

    ResponderEliminar
  15. El mundo es tuyo, no dejes de tomarlo, dondequiera que estés. No has pensado que extranjeros son los que no salen de su país ni dejan que nadie entre al suyo.

    ResponderEliminar
  16. Cuando uno decide salir de su patira para vivir en otras tierras, empieza a ser un extranjero toda su vida, cuando vuelves tienes mezcladas las costumbres los acentos, los gustos... y los de tu patria te ven como forastero, y cuando regresas al lugar donde vives eres extranjero por que allí no naciste... y te preguntas cual será tu patria?

    ResponderEliminar
  17. Estamos en las mismas Pat....yo me siento ciudadana del mundo....ya no tengo ni patria ni bandera!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  18. yo creo que la patria es aquel lugar de donde nos sentimos, sin importar si nacimos ahi o en otro lado... de hecho, estoy convencida de que podemos tener varias patrias al mismo tiempo e igualmente legitimas

    ResponderEliminar
  19. Tu siempre elocuenta Patty. Concuerdo contigo. Besos

    ResponderEliminar
  20. patria es el polvo donde dejas estampada tu huella dia a dia cuando caminas, es donde ves germinar el fruto que alimenta a tus hijos y que nutre tu espiritu, no creo en las fronteras ni en los nacionalismos, creo en los sueños y en el proposito del andar de cada uno por esta vida, es lo que me ha quedado de los 5 paises donde he vivido, siempre extranjero, pero siempre bienvenido..... y la familia es como la patria, familia es la que uno va sumando en el camino y no siempre con los que te toco nacer, asi es la vida

    ResponderEliminar
  21. pienso igual que tu, sergio; pero tambien incluyo aquellos lugares que ganaron mi corazon y mi respeto, me aceptaron, me recibieron y me dieron ese algo tan particular que te marca y te hace adoptarlo y sentirlo como tuyo, incluso despues de irte de alli

    ResponderEliminar
  22. claro, y es que esos lugares lo hacen a uno, dejan marca, y lo dejan en 3 y 2 a uno cuando le preguntan por la vida de cual lugar donde has estado es mas bonito? donde es la comida mas sabrosa? las mujeres mas guapas? no se que responder, todo lugar tiene su momento y su lugar, todos tienen sus bellezas, a su estilo pero las tienen.... es muy complicado decidirse, opto por decir depende para que? hay lugares para divertirse, otros para estudiar, otros para tener familia plantar un arbol y escribir un libro, otros para morir..... al final somos un edredon de patchwork, somos simplementes un entero hechos de retazos cocidos en el camino y eso es lo rico que lo hace uno, la diversidad, el aprender a adaptarse, a no dar nada por establecido y poner en dudas muchas verdades y absolutismos..... se aprende a fijarse mas en las cosas que tenemos en comun con otras culturas (que son muchisimas) y dejar de persivir solo las diferencias, ellas solo llevan a la guerra, a la incomprension, a la division, a los nacionalismos baratos!!!!! en fin.... soy feliz por la tierra que han llevado mis zapatos y las etiquetas que lleva mi maleta, soy millonario en eso y es lo que me llevare a la tumba

    ResponderEliminar
  23. Una cosa es como tu te sientas en el pais que estas... y otra cosa es que nunca te llegan a considerar como de ese pais por muy adaptado q estes, siempre serás el extranjero... es a lo que iba.
    La letra de esta canción de Franco de Vita, llamada Extranjero... trata este tema, si alguien no la ha escuchado, aqui se las pongo: http://www.youtube.com/watch?v=OQoU2HpgOJg&feature=related

    ResponderEliminar
  24. claro, pero el detalle esta en que a mi realmente me deja sin cuidado lo que la gente piense; nadie me puede decir como debo sentirme ni que debo querer y que no puedo querer. solo yo decido de donde soy y a donde pertenezco.

    ResponderEliminar
  25. Creo que todos somos paises, quizas mundos, distintos; visitamos a otros rumbos, y ojala lo hacemos con el corazon abierto a la aventura y a la cmprension.
    Permitemos que otros nos visiten, en veces con los brazos abiertos, a veces con vigilancia debida.
    Y si, de suerte, encontramos a otros paises con los cuales llevamos bien, formamos alianzas, proclamamos hermandad, hacemos intercambios culturales y de tradicion....

    ResponderEliminar
  26. Ciudadana del mundo con pasaporte cultural para llegar a mucha y diversa gente

    ResponderEliminar
  27. Quiza es tiempo de cambiar definiciones...eres una "Weltbürgerin"....asi se amplian los horizontes galacticamente y te llevas la riqueza cultural que haz heredado por los cuatro costados y por experiencia propia.
    Abarca mucho y aprieta mucho (todo lo contrario al dicho aquel)
    Una musiú

    ResponderEliminar
  28. Teoria de Clausewitz

    1. Toda frontera es nacionalista
    2. Todo nacionalismo es intolerante
    3. Toda intolerancia es conflictiva
    4. Todo conflicto es una guerra
    5. Toda guerra es un instrumento político

    El gran teórico prusiano de la guerra, Karl Philipp Gottlieb von Clausewitz.
    Escribió a inicios del siglo XIX su teoría de la “Guerra total”. Señalaba que dos fuerzas, en ese caso naciones, ponían todos sus recursos para vencer al enemigo. Guerra total significa poner la economía, la política, los valores nacionales, toda la población, articulada y motivada para vencer. Estados Unidos está en Guerra total. El 90 % de la población aprueba los ataques contra el objetivo señalado: (Osama Bin Laden y Afganistán, Iraq.).

    ResponderEliminar
  29. De acuerdo con la Teoria, pero no con su interpretacion, amigo. USA no estaba en guerra contra Afganistan, estaba contra el Gobierno terrorista de los talibanes y sus aliados. Y esa guerra no era/es Total!!. En una guerra total, no hay discriminacion de objetivos. Precisamente eso si es lo que hace el bando terrorista. Si USA o la OTAN tuvieran una guerra total contra algunos de esos paises, el conflicto no duraria mas de una semana. Fueran desaparecidos del mapa, ya que con solo DEDICAR el poderio militar, es suficiente. Y si Ud es del 10% restante que no aprueba los ataques contra Osama (ejemplo, suyo) es lamentable, y lo explico por una o varias de estas razones: (i) no es norteamericano, (ii) no ha sido victima del terrorismo, (iii) no ve el peligro en el terrorismo, (iv) es terrorista.

    ResponderEliminar
  30. A mi la palabra "extranjero" me parece excluyente per se, y prefiero ser de donde quiera ser y de donde me sienta mejor , por eso hoy soy de aqui, mañana de alli y pasado de todas partes, a mi me gusta más asi, pero bueno, esto no deja de ser una apreciación personal y subjetiva, y quizás si seamos todos extranjeros. Un besito Paty

    ResponderEliminar
  31. claro, a lo que me refiero justamente es a lo absurdo del termino y su concepto, ya que excluye a toda persona en algun momento determinado. de hecho, soy una fiel activista en contra de cualquier etiqueta que se le quiera adosar a un ser humano. abrazos desde boriken :D !!!

    ResponderEliminar
  32. Pues me alegra conectar plenamente contigo en esto, un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. El general Karl von Clausewitz, sin un átomo de humor ni de cinismo en sus argumentos, defendía que la guerra moderna es un "acto político". Que el odio, el cálculo y la inteligencia -ó lo que es lo mismo para él- la pasión, el juego, y la política- forman "una trinidad inseparable". Alemania tuvo muy en cuenta al general prusiano en el siglo XX, durante las dos guerras mundiales de las que fue protagonista.
    En el caso de bin Laden y el fundamentalismo islámico, también están en guerra total contra occidente, pero no es la guerra la continuación de la política por otros medios. Su axioma guerrero se sostiene en un concepto medieval: la guerra es la continuación de la religión por otros medios.
    Entre los paradigmas de Clausewitz está, el que señala que la guerra es la continuación de la política por otros medios. En este caso, Estados Unidos está empleando ese paradigma, ya que sus valores, sus principios, su política, sus doctrinas de guerra, forman parte del bagaje conceptual occidental, que en términos militares se sostienen en las teorías de Clausewitz.
    Lo preocupante de lo anterior es que cuando se pone a un país en situación de guerra total, los recursos estratégico-militares, sus armas más poderosas, pueden ser usadas contra el enemigo. En la confrontación bipolar de la guerra fría, las armas nucleares fueron un recurso de disuasión, porqué el enemigo tenía armamento similar y podía usarlo.

    ResponderEliminar
  34. Recordar a Henry Kissinger y su política disuasiva...

    ResponderEliminar
  35. Henry Kissinger, memorable y extraordinariamente controvertido premio Nobel de la Paz.....

    ResponderEliminar
  36. Todo el Arte de la Guerra se basa en el engaño. El supremo Arte de la Guerra es lograr someter al enemigo sin luchar.
    Sun Tzu. Capitulo 1
    El Arte de La guerra

    ResponderEliminar
  37. Wow cuantos conceptos y doctrinas, lo que se aprende en estos posts. Pero si precisamente queremos ser tolerantes, mas sencillos y humildes debemos tratar de romper esos limites que todas estas doctrinas y conceptos tan estudiados nos imponen, seamos mas humanos, mas espirituales a fin de cuentas la bondad esta de moda y ya la historia nos ha mostrado mil veces que errores no debemos cometer otra vez. Aprendamos y apliquemos lo aprendido pero sin tanto caletre.

    ResponderEliminar
  38. Si, con todo lo malo que parece, al humanidad ha avanzado en aspectos -humanísticos-. Ahora, se habla del cuidado al medio, de Derechos Humanos, de la protección al niño y al anciano. Ahora la guerra misma esta normada y no es tan cruenta como lo era hasta hace muy poco. Estoy de acuerdo con eso de que la 'bondad esta de moda'.
    Ahora, volviendo al punto. La guerra es un mal necesario. A la mayoría se le olvida, que del 1945 a 1954, USA era el único país con Arma Atómica. En caso de haber tenido 'valores y doctrina de guerra' era el momento oportuno de hacerse dueño del mundo; como efectivamente lo querían ser los Alemanes y Japoneses. Nada costaba amenazar y tomar Leningrado. Por el contrario, repartieron el botín de guerra con los Soviéticos. Pero yendo aun mas lejos. Todos deben recordar el Luftbrücke (puente aéreo del 48) que tuvo que hacer USA para salvar a los mismos Berlinense. Amigos, no se dejen confundir con retórica. Es muy fácil detectar a los buenos y los malos de la historia.
    Y lo pongo facilito... muy facilito. Observen los flujos migratorios de los últimos 200 anos y sabrán donde es malo vivir, y donde no. Donde hay mas Derechos, y donde hay menos. Donde hay porvenir, futuro, esperanza..

    ResponderEliminar
  39. creo que la intención es la de hacer un llamado a la tolerancia, al cambio desde adentro de nosotros mismos, me encantan las intervenciones de ustedes, sobre todo porque con ellas han demostrado cuan tolerantes y respetuosos son, cosa que a veces es difícil con temas tan delicados....Creo que si bien es cierto que las guerras son un mal necesario, apegarnos a dogmas tampoco ayuda.....nosotros como ciudadanos de este mundo, tenemos y debemos aprender algo de las guerras... definitivamente tenemos que cambiar y el cambio es una puerta que se abre desde adentro.......

    ResponderEliminar
  40. Me gusta mas entender la guerra como estrategia política mal empleada así como el refrán: malo no es el instrumento sino quien lo toca. No creo haberme desviado del "punto" al contrario fijarnos tanto en conceptos nos puede llevar a ser intolerantes o de mente inflexible. All You need is Love es una filosofía que me gusta mas! =D Rock&Roll

    ResponderEliminar
  41. Una vez una amiga Rumana emigrante, me comentó -asombrada- como observaba que aquí, en América, los mismo americanos atentan contra la libertad que disfrutan... hasta que la pierdan.
    Ciertamente, el Occidente contemporáneo (abanderado por USA), es un mundo de libertades. Y libertad significa tolerancia. Por otro lado están los sistemas totalitarios de oriente (el comunismo, el nacional-socialismo, el Maoismo, etc., así como rodas las teocracias dictatoriales y las dictaduras militares), enemigos de occidente por ser foco de libertad. Lo ven en Londres, Los Ángeles, Santiago, donde sea.. hay libertad de culto, libertad política, libertad de negocios, de cultura, de expresión (todo dentro de limites, claro está). Han escuchado de un barrio chino en Moscú? o de una comunidad católica ortodoxa en Corea del Norte?.
    Nuestra cultura occidental es cualquier cosa menos militarista. En ninguna democracia -verdadera- de occidente, los militares son una figura predominante en la sociedad. La milicia existe y hace su trabajo, pero subordinada y aparatada del mundo civil. Se puede comparar el despliegue militar de la sociedad en New York con la de Pyongyang? o la cultura belicista de los adolescentes de Filadelfia con los de Teheran o Trípoli?
    Estoy de acuerdo como todos y quiero un mundo de paz, pero esta lamentablemente no viene sola. Los países con gobiernos totalitarios amenazaran siempre en arrebatarnos la libertad y la paz y, en nosotros, está su defensa. Gracias y saludos a todos.

    ResponderEliminar
  42. Nada mas cierto que lo que has colocado, debemos olvidar las diferencias de color, de clases sociales, y recordar que por fuera no seremos iguales pero por dentro todos tenemos un corazón, pulmones sangre en nuestras venas y pero sobre todo sentimientos, como bien dice ese pedasito de poema todos somos extranjeros en casi todas partes, el que fue a otro país escapando de una absurda guerra es extranjero en el país que lo acoge y es extranjero en su propia patria al no tener ya su nacionalidad pero también se es extranjero en los pensamientos y en el sentir, es triste aun esta siglo 21 ver que el ser humano sigue siendo el único animal sobre la faz de la tierra que mata por placer, crea guerras por tonterías y no se tolera entre si y nos llamamos raza superior no lo creo, se que que pronto el mundo aprenderá a ser tolerante y lo sera en la medida en que en nuestros hogares enseñemos a nuestros hijos a serlo.

    ResponderEliminar
  43. Depende de la cantidad de luz que reciba tu retina

    ResponderEliminar
  44. Hi there! I could have sworn I've visited this site before but after going through many of the articles I realized it's new to me.
    Regardless, I'm certainly delighted I discovered it and I'll be book-marking it and checking back regularly!
    Also visit my page ... www.chinasouthern.es

    ResponderEliminar