LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías. Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale, traducida por Patricia Schaefer Röder.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel; Carolina: The Bookmark, Ponce: El Candil. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

miércoles, 31 de octubre de 2012

A M I S T A D



Amor especial
distinto de los demás
puro cariño.

Momentos miles
se vuelven realidad
vividos o no.

Inmortal querer
sin espacio ni tiempo
viene de dentro.

Soles y lunas
confidencias, confianza
trozos del alma.

Todo lo damos
sin pedir nada a cambio
siendo sinceros.

Amistad fuerte
resiste a la ausencia
con esperanza.

Dame la mano
amigo del corazón
no me sueltes más.


©2012 PSR


miércoles, 24 de octubre de 2012

TESTIMONIO



Mi corazón late. Respiro, siento, pienso... existo. Soy un ser humano que se reconoce como parte integral e ínfima de la naturaleza universal, perdurando en ella de manera dinámica. Mi alma celta corre libre por bosques y playas, vibrando al unísono con los elementos, llenándome de energía, luz y color. Soy Patricia Schaefer Röder, la hija menor de alemanes que emigraron a Venezuela después de la Segunda Guerra Mundial. Soy la hija “sorpresa”; mi existencia no estaba contemplada para nada en su hogar. Sin embargo, mis padres decidieron quedarse conmigo… o más bien que yo me quedara en la familia. Soy la hija a la que le pusieron el nombre de un éxito de Pérez Prado que sonaba insistentemente en aquella época, pero irónicamente, no sé bailar. Soy una persona auténtica y sencilla que cada día se maravilla ante la naturaleza y el milagro de la vida; alguien que aún no ha perdido la capacidad de asombrarse frente a una flor silvestre. Siento un profundo respeto hacia la vida en todas sus formas. No creo en las etiquetas; respeto la individualidad de las personas y su derecho a ser como deseen, aceptándolas tal cual son. Soy quien insiste en ver el lado bueno de todo. Vivo en libertad de pensamiento y obra. Soy esa chica a la que nunca le ha gustado acatar órdenes a ciegas y cuyo espíritu se apasiona por las personas y las cosas. La pasión me llevó a estudiar biología en mi país y luego me hizo buscar otros horizontes en Europa. Después, la pasión me ayudó a cambiar de carrera y a abrirme camino en los Estados Unidos. Durante toda la vida, esa pasión me ha animado a expresarme y a desahogarme a través de la escritura, conociendo diferentes realidades en otros cuerpos y distintos espacios-tiempos. La pasión es el motor que me mueve. Si algo no me apasiona, simplemente no lo hago.

No soy el pecado ni la tentación de nadie. El mundo está lleno de objetos, oportunidades y sentimientos que no necesariamente tienen un valor intrínseco. Así, cada quien es responsable de sus miedos, sus acciones y sus arrepentimientos. No necesito la bendición ni el permiso de terceros con respecto a ninguna cosa que yo sueñe, desee, haga o sienta. No tolero la injusticia de ninguna manera. Soy una persona sincera que ama y busca el bienestar y la felicidad de quienes la rodean. El amor es la luz cálida que me invade, indicándome el camino; todo lo que hago es por amor. Mi amor es verdadero; es puro y limpio. Al amar, deseo ser mejor y ayudar a los demás; por lo tanto, mi amor solo puede ser bueno. Me siento inmensamente dichosa cuando dibujo una sonrisa en el rostro de alguna persona; eso me anima y me recompensa cada día. Estoy en paz con los demás y conmigo misma, y así soy feliz. No me gusta experimentar con las emociones por curiosidad o novedad, por eso no voy a contaminarme con aventuras huecas que me traicionarán. No dejaré que nadie juegue con el cariño pleno y verdadero que yo entrego; no necesito ni deseo recibir sentimientos superficiales que no corresponden de una manera siquiera parecida al profundo amor que llevo dentro. Soy una mujer real, tengo mis convicciones, mis anhelos y mis pasiones. Sé quién soy… y estoy viva.


©2012 PSR


miércoles, 17 de octubre de 2012

REVELACIÓN



Era su derecho, pero también su deber. Así se lo habían dicho, desde que tenía memoria. Creció sabiéndose parte de un sistema un tanto curioso, pero que parecía funcionar. Cada cierto tiempo, un carnaval frenético protagonizado por figuras circenses destruía su tranquilidad, invadiendo todos los aspectos de su vida y la de los demás, empujándolos inexorablemente a protagonizar aquel rito que tanto conocían. Una y otra vez se repetía la misma historia; el espectáculo se desarrollaba con mayor o menor júbilo para terminar invariablemente igual. No había sorpresas, de antemano se sabía cómo sería el desenlace. Y sin embargo, la inercia le empujaba a participar una vez más. Como siempre, se levantó temprano. Se alistó, desayunó bien y salió a cumplir con su deber. Con su derecho. Llegando al lugar —que, como de costumbre, estaba fuertemente custodiado— encontró a otros que habían llegado un tanto antes y tomó su lugar en la fila. Manteniendo silencio, escuchaba a los demás charlar un poco en voz baja por la intimidación que se respiraba en el ambiente. Eso tampoco cambiaba. Verificó sus datos, buscó su nombre en la lista, dejó su impresión dactilar y firmó, como le tocaba hacerlo cada vez. Le dieron una tarjeta grande y multicolor, junto con un marcador indeleble “para que se expresara con seguridad y confianza”. Ejercería su derecho a través de su deber. Así, llegado el momento, pasó detrás de unos cartones verticales colocados sobre una mesita y como tantas otras veces, hizo la marca que ya conocía de memoria. Todo era igual que siempre. Absolutamente. Dobló la tarjeta por la mitad, luego de nuevo y una vez más, como lo había hecho tantas veces antes. Ahora le tocaba llevarla a su destino final, una caja cuadrada de cartón en el centro de la sala. Algunos miraban, otros no. Entonces lo vio todo claro. Después de tantos años, al fin comprendió. Su deber era serle fiel a su derecho. Respiró profundamente, dio unos pasos y, sin titubear, introdujo el papel doblado en el contenedor preciso que siempre lo había esperado: la papelera.


©2012 PSR


miércoles, 10 de octubre de 2012

T E R R O R



Timados fuimos
aquel vil egoísmo
de nuevo triunfó.

El Bravo Pueblo
aún sigue en su choza
sin virtud ni honor.

Resentimiento
afianza las cadenas
y la opresión.

Ruin es el alma
que separa hermanos
en una nación.

Odio y violencia
para el Santo Nombre
que el yugo lanzó.

Recuperemos
la Patria soberana
con brío y unión.


©2012 PSR


miércoles, 3 de octubre de 2012

V E N E Z U E L A

Viva mi tierra
la de tantos héroes
como tú y yo hoy.

Entre el paisaje
fuera de toda jaula
trina el turpial.

Naturaleza
extrema en belleza
diamante puro.

Emancipada
Bolívar te liberó
en la Colonia.

Zaina galopa
con el Caballo Viejo
por la sabana.

Unidos todos
saldremos adelante
como hermanos.

En el camino
de democracia justa
el pueblo manda.

Los estudiantes
almas limpias y puras
serán ejemplo.

Avanzamos ya
hacia un futuro mejor
con gran dignidad.


©2012 PSR