LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica, Tertulia y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel; Carolina: The Bookmark, Ponce: El Candil. En Miami, Florida: Libería Impacto. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

miércoles, 16 de enero de 2013

CONSTITUCIÓN, DEMOCRACIA Y LIBERTAD



Caracas, 23 de enero de 1958. En la Maternidad Concepción Palacios nacieron hoy al mediodía las primeras trillizas del año, a quienes sus orgullosos padres les dieron los nombres de Constitución, Democracia y Libertad.

Eran tres bebés preciosos; los más lindos y rozagantes que nacieron ese día… ese mes… ese año. Con facciones amables y sonrisas perennes, tenían los ojos grandes y expresivos, y se maravillaban ante todo lo que descubrían.

A lo largo de los años, junto a su hermosa familia, las tres hermanitas fueron creciendo bellas, fuertes y sanas. Asistieron a la escuela pública Domingo Faustino Sarmiento en Maripérez, donde además de lengua y matemáticas, aprendieron sobre los símbolos patrios, las costumbres y las tradiciones de su bello país.

Como a tantos venezolanos, a las trillizas les encantaba ver Radio Caracas Televisión con sus padres y sus dos hermanos. No se perdían las novelas ni mucho menos la Radio Rochela, con sus parodias de la cultura y la política; siempre las comentaban en casa y con los amiguitos.

En aquellos tiempos, la familia de las tres niñas vivía en una Caracas tranquila, a pesar de su crecimiento constante. Los fines de semana visitaban el Paseo Los Próceres, el Parque del Este, el teleférico, la playa, iban de excursión por los Altos Mirandinos al Embalse La Mariposa, o a los pueblos del Junquito o la Colonia Tovar en Aragua, o sencillamente se quedaban en la ciudad para disfrutar la vida cultural de la capital.

Constitución, Democracia y Libertad fueron al Liceo Andrés Bello, donde estudiaron álgebra y literatura, ciencias naturales, física y química; y sobre todo la historia de su patria y el bravo pueblo que la habita, y también aprendieron sobre el resto del mundo y los países que lo forman. Al terminar la secundaria, Constitución se graduó de Bachiller en Humanidades, mientras que Democracia y Libertad se recibieron como Bachilleres en Ciencias. Las tres hermanas continuaron sus estudios en la Universidad Central de Venezuela.

Constitución estudió leyes, Democracia estudió Arquitectura y Libertad estudió Biología, graduándose todas en 1981. Eran estudiantes brillantes, trabajadoras y bellas. Tanto en la universidad como en las fiestas, los muchachos siempre se sentían atraídos por las trillizas, como un enjambre de abejas en busca de miel. Invariablemente, cada vez que algún chico se presentaba y les preguntaba sus nombres, ellas respondían a coro: “¡Constitución, Democracia y Libertad, aunque no lo creas!”, a la vez que le regalaban tres preciosas sonrisas. Nunca les faltaron pretendientes…

Así, llegó el momento en que comenzaron a tener novios formales. Constitución se enamoró de un compañero de clases de tipo muy varonil y con un carácter bastante fuerte, que a ella le atraía mucho. Democracia salía con un ingeniero petrolero que ya trabajaba en PDVSA con un sueldo bastante bueno y Libertad estaba con un estudiante de periodismo que además era poeta. Todas se casaron en el ‘83 y, sin dejar de trabajar en sus profesiones, tuvieron hijos.

Pasaba el tiempo, los niños de las trillizas crecían junto con el país, que en medio de sus altos y bajos políticos, económicos y sociales, les ofrecía todas las posibilidades del mundo, del primer mundo. La hija mayor de Democracia tocaba el violín en el Sistema Nacional de Orquestas Infantiles, el hijo de Libertad aprendió a tocar el cuatro y la mandolina en la Fundación Bigott, mientras que el hijo menor de Constitución jugaba beisbol con los Criollitos de Venezuela.

Todo andaba de mil maravillas, o al menos así parecía. Las tres hermanas siempre fueron muy unidas, apoyándose mutuamente en toda situación. Sin embargo, la tragedia tocó a sus puertas un martes 4 de febrero de 1992, cuando Democracia fue secuestrada muy temprano en la mañana, camino a su trabajo. Al principio, los raptores exigieron una suma impagable y luego no se volvieron a comunicar más con los familiares, que quedaron devastados, sin noticia alguna. Ahora, los hijos se crían solos con su padre, que al menos cuenta con la ayuda del resto de la familia.

Más o menos para el mismo tiempo, el esposo de Constitución comenzó a maltratarla verbal y físicamente cuando estaban solos. Ella no entendía su comportamiento y buscaba excusarlo de cualquier manera, hasta que, dolorosamente, se fue percatando de que el matrimonio perfecto que le mostraban a los demás era sólo una pantalla que ella seguía manteniendo por su eterno miedo al qué dirán. Con los años, las faltas de respeto, los golpes y las violaciones que sufría se tornaron rutinarios, hasta que un buen día, Constitución no pudo volver a levantarse del suelo, desangrándose internamente. La policía no intervino, y el marido está como si no hubiese pasado nada.

En cuanto a Libertad, encontró el fin una tarde de mayo el año pasado, cuando le robaron el carro y sus pertenencias a punta de pistola en el estacionamiento de un centro comercial. Según lo que cuentan algunas personas que presenciaron el asalto, ella salió del carro y les dio las llaves y el bolso entero a los maleantes, rogándoles que no la mataran, que tenía un hijo, que la dejaran ir, pero ellos, con los ojos rojos y riéndose a carcajadas la balearon siete veces.

Los padres y los hermanos de las trillizas aún no terminan de entender qué fue lo que pasó con aquellas tres mujeres valientes, honestas, inteligentes, luchadoras y hermosas, venezolanas en toda la extensión de la palabra. Lo único que sienten ahora es un inmenso vacío dentro del pecho…


©2013 PSR



45 comentarios:

  1. Realmente maravilloso este escrito.
    Gracias Patricia

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante!!! lo disfruté... comencé a leer y no pude detenerme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo mismo me paso a mi. Queria seguir leyendo...

      Eliminar
  3. Excelente!!!! Hace tiempo no leo algo TAN bueno!!! Te súper felicito!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me gusto mucho pero mucho.
    Eres brillante, te botaste.

    ResponderEliminar
  5. Bellisimoooooooooooo!!!! no esperaba menos de ti preciosa poetiza

    ResponderEliminar
  6. me recuerda a Ruben Blades...la vida jode...y uno se pregunta. CUANDO FUE QUE NOS DESCUIDAMOS ?

    ResponderEliminar
  7. Como siempre, escribes precioso aunque el cuento es triste, felicidades.

    ResponderEliminar
  8. pues esas "mujeres" se perdieron lamentablemente en nuestro pais, ya no existen, estan desangradas, heridas, acribilladas, desaparecidas...

    ResponderEliminar
  9. Tres palabras que describen sin duda a VENEZUELA en estos últimos años. Inmejorable.

    ResponderEliminar
  10. Patricia, me parecio genial tu cuento de las tres hermanas!! Que creatividad!
    Gracias y un abrazote!!

    ResponderEliminar
  11. Uff Patricia! Un beso con un nudo en la garganta

    ResponderEliminar
  12. muy bueno como escrito, muy triste como realidad!

    ResponderEliminar
  13. ¡BravoPatricia! Excelente paralelismo.

    ResponderEliminar
  14. Nunca he leido una mejor descripcion de nuestra realidad, sencillamente hermoso

    ResponderEliminar
  15. este escrito que me encanta sobre nuestra venezolanidad!

    ResponderEliminar
  16. ESPECTACULAR!!!!! BELLÍSIMO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  17. Triste, conmovedor y nostálgico relato...Algún día los hijos de las trillizas reivindicaran a sus madres...

    ResponderEliminar
  18. Hermoso relato Patty, triste a la vez, para reflexionar y sobretodo para entender que algo debemos hacer… pero para comenzar compartir el relato puede que así como toco mi corazón toque el de algunos más. Un fuerte abrazo amiga y que sigan los éxitos en tu vida, Te quiero.

    ResponderEliminar
  19. Esas niñas sufren de violaciones constantemente en muchos países, en otros, ni las conocen.

    ResponderEliminar
  20. Para tener algo hermoso.....tomara tiempo y dedicación!!!! Para destruirlo.....sólo segundos!!! Cierta y triste realidad.....sólo tiene un nombre.....o quizás varios? Corrupción, mala gerencia, avaricia, abuso de poder, o quizás la peor de todas......ignorancia!!! Reflexión: cuando se tienen cosas hermosas en la vida.....solo basta cuidar de ellas.....y si piensas que no puedes tu solo.....entonces es el momento de pedir ayuda!!! Pensemos en eso!!! Buen escrito Patricia Schaefer Roder. I like!!! Saludos

    ResponderEliminar
  21. Patricia,alli se desnuda la triste realidad de esas 3 hermanas,que son ni mas ni menos,la esencia de nuestra sufrida patria Venezuela....Lo has esbozado de manera ingeniosamente brillante.

    ResponderEliminar
  22. ...yo tampoco termino de entender lo que pasó.

    ResponderEliminar
  23. Sinceramente, es lo mejor que he leído últimamente Patricia Schaefer Roder...

    ResponderEliminar
  24. Fabuloso! Es demasiado bueno. Me voy a tomar la libertad de compartirlo, con tus creditos de aurora, obviamente.

    ResponderEliminar
  25. Guaoooo, quedé sin palabras...hermoso, doloroso, real

    ResponderEliminar
  26. Esa es la triste realidad, muy bien narrada aqui. poco a poco, paulatinamente, premeditadamente fue sucediendo ante nuestros ojos.

    ResponderEliminar
  27. Te felicito Patricia, este escrito ha llegado a lo mas hondo de mi fibra sentimental como venezolana, gracias

    ResponderEliminar