LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica, Tertulia y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel; Carolina: The Bookmark, Ponce: El Candil. En Miami, Florida: Libería Impacto. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

miércoles, 22 de junio de 2011

HEROÍNA SIN HÉROE

-->
Muchachito con la jeringuilla, recostado torpemente en los escalones de aquella iglesia preparándote la próxima dosis, la que necesitas ahora mismo y que resultó interrumpida cuando salí del edificio. Muchacho joven con la vida hecha añicos, con los sueños deshilachados igual que el trapo que traías en la mano. Veintipocos años, demasiado pocos para malgastarte el futuro de esa manera, muchachito que un día fuiste guapo, pero que ahora no eres ni tu propia sombra en el charco que está a tu lado.

Niño sin porvenir, no sabes que al placer máximo se le llega por otra vía; no, no lo sabes… y nunca lo sabrás. Sentiste vergüenza cuando tuve que pasar por encima de ti para salir de aquel pasillo; yo, llaves en mano rumbo a mi carro y tú con los sesos derretidos, la jeringuilla en la mano izquierda y el fondo virado de la lata de refresco en la derecha, recogiendo la última gota que te faltaba. La pena es grande y compartida, entre tú y quienes te rodean, aunque cada quien la viva a su manera. Pareciera que te gusta darle pena a los demás… pero eso no dura mucho; al fin y al cabo, lo importante es lo que viene ahora que ya llegué al carro y estás solo de nuevo.

Tu mirada vidriosa y vacía, sin percibir lo que está a tu alrededor, me hace pensar que nunca aprendiste que tan solo tienes un número fijo de neuronas que puedes fundir, que aún no sabes que tus otros órganos jamás se recuperan por completo de cada culatazo que les das cuando te impulsas emocionado al querer volar. Muchachito, ya sabes cómo es despegar, y cómo te sientes cuando aterrizas. Sin embargo, lo intentas de nuevo y te vuelves a dar duro. No te importa nada más, solo la oportunidad de sentir por unos momentos un placer escurridizo y cada vez más devaluado. En esos instantes brevísimos alzas tímido el vuelo, solo para chocar contra un muro blindado del más puro cristal antibalas. Otra vez te desmoronas y caes, como un mamotreto barato y destrozado. Te convertiste en un garabato, agotado de sueños, de sentimientos, de dignidad… ya ni tu propia sombra te respeta.

Muchacho con la jeringuilla, te estás dando un tiro fatal en cámara lenta. Y esa bala va directo al blanco, sin escapatoria, a menos que te sacudas y la dejes pasar de largo. Pareciera que ya tomaste tu decisión y estás en tu derecho. Has de sentirte muy valiente, capaz de todo, pero tú y yo sabemos que a nadie le gusta sufrir. Lo irónico es que, habiendo tantas maneras de suicidarse, tú hayas escogido esta, la más cruel…

©2011 PSR

13 comentarios:

  1. pobre muchacho y asi hay millones como el, entre niños y niñas jovenes y adultos, hombres y mujeres, triste realidad.

    ResponderEliminar
  2. Si, que pena...Cuantos se han quedado en el camino y dejaron que la heroina eligiera por ellos. uff....se me ponen los vellos de punta!!!

    ResponderEliminar
  3. lamentable, no conocer otras formas de estar "bien".

    ResponderEliminar
  4. Patricia,me siento orgulloso de conocerte y de haber compartido inolvidables momentos de mi vida con MI HERMANO JORGE,me gusta la forma como piensas y escribes. aunque no suponia menos! estare pendiente,un abrazote y un besote

    ResponderEliminar
  5. gracias por tus bellas palabras, es un honor para mi que me leas; abrazos!!!

    ResponderEliminar
  6. Excelente el juego de palabras del título, Paty. Triste el contenido pero tan de la vida misma... justo esta tarde cuando iba en carro, ví cruzando una calle de Midtown una mujer que no podía disimular su pasado (y presente) de "junkie". Juraría que era más joven que yo... sin embargo, debajo de ese cuerpo "despojado", sólo Dios sabe.

    ResponderEliminar
  7. Y lo mas triste es las muchas veces que se les ofrece ayuda y simplemente no se sienten lo suficientemente fuertes para aceptarla.

    ResponderEliminar
  8. Cuando lei el titulo no me imaginaba la historia que contenia, que sencillo pero a la vez que bien descrito la pesadilla de muchos jovenes que pasan por esta tormenta de las drogas, como se puede en tan pocas palabras describir con tanta precision ese infortunio de ambos...

    ResponderEliminar
  9. Cuanta verdad en esas palabras! Que lastima que esos muchachos no aprendan por cabeza ajena...

    ResponderEliminar
  10. No había leído texto más reflexivo como este. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Patricia.
    Un relato por demás reflexivo e inquietante sobre un flagelo que debiera conmover al mundo occidental.
    Magnifico.

    ResponderEliminar