LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías. Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale, traducida por Patricia Schaefer Röder.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel; Carolina: The Bookmark, Ponce: El Candil. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

miércoles, 9 de febrero de 2011

ABUELA

Se fue la abuela. Tenía 92 años. La abuela fue una de esas mujeres fuertes en todos los aspectos, que me inspiran un gran respeto y una profunda admiración. Una perfecta representante de aquella generación europea nacida después de la Primera Guerra Mundial que tuvo que hacer valer su instinto de supervivencia desde el mismo instante en que sus pulmones se llenaron de aire. Esa generación produjo mucha gente valiosa; gente tenaz, luchadora, sin miedo al trabajo o a pasar penurias, con la mirada siempre puesta en la meta de un mejor provenir.

La abuela nació en un pueblo de España donde la conocían como La Lecherina y murió en una ciudad de Venezuela, donde la conocieron como La Reina de la Química. Como tantos otros, tuvo que trabajar desde muy joven para sostenerse. Así fue diseñando su propio destino, sopesando cuidadosamente cada paso que daba. Conoció al abuelo, se casaron en medio de la Guerra Civil Española y tuvieron un único hijo. Tenían un puesto de frutas en el mercado, pero sabían que con trabajo y esfuerzo podían mejorar su calidad de vida. Un día decidieron que sería conveniente emigrar de la destrozada España. La idea inicial era irse a los Estados Unidos, porque la abuela tenía una amiga que le contaba lo bien que podía vivir allí y le ofreció brindarle ayuda si la necesitaba. Pero el destino tuvo otros planes y decidieron ir a Venezuela, un país suramericano joven y en esa época desconocido, en el que había un programa de inmigración selectiva por parte del gobierno, que apoyaba a trabajadores europeos, principalmente de España, Portugal e Italia (aunque también llegaron franceses, alemanes —como mis padres— y otros más), ayudándolos a ir allá para trabajar, levantar y echar adelante esa Tierra de Gracia.

La abuela y el abuelo llegaron a Venezuela trayendo solo el polvo de su patria en los zapatos. Fueron pobres durante un tiempo, solo el que les tomó aprender seriamente un nuevo oficio para volverse tan buenos en él que pudieran vivir de eso. El abuelo incursionó en la ebanistería y la abuela comenzó de manera sencilla a cortar cabello. Respondiendo a su ímpetu innato de avanzar sin importar las circunstancias, fue ensayando diferentes técnicas de estilismo y luego se enfocó en los tratamientos químicos para el cabello. La abuela se hizo peluquera por iniciativa y empeño propios, trabajando sin descanso, aprendiendo sin cesar y practicando las últimas novedades estilísticas que la mantenían siempre al día.

Además de eso, la abuela se estaba desenvolviendo como una mujer de negocios. Instintivamente comenzó a ahorrar e invertir, logrando establecer una peluquería propia. Allí, ella enseñaba a mujeres y hombres jóvenes que querían aprender estilismo, entrenándolos en su salón de belleza hasta convertirlos en excelentes profesionales. Después de un tiempo, vendió esa primera peluquería y abrió otra con nuevo personal, al que también instruyó en las artes de la belleza. Esto lo repitió varias veces, llenando la ciudad entera de salones de belleza fundados por ella.

La abuela, como tantos otros inmigrantes, ayudó a desarrollar esa tierra que ella había elegido para vivir y de la que se enamoró inevitablemente, igual que le sucedió a todo aquel que por razones del destino puso los pies y el alma en ella. De no tener nada, trabajando sin parar, logró convertirse en una fuente de buen empleo para muchos otros que la querían y respetaban por lo que ella era: un ejemplo de supervivencia y crecimiento en todos los sentidos.

Así, la abuela se convirtió en una leyenda viviente. Recibió varios homenajes en Nueva York y en otras ciudades por su larga trayectoria profesional en el área de la belleza, pero tal vez lo que más orgullo le daba era saber que había enseñado a tantos otros aquello que ella misma había aprendido, dándoles la oportunidad de desempeñar un oficio decente del cual poder subsistir.

No hay duda de que la abuela fue una mujer excepcional. Fuerte y luchadora por naturaleza, nunca se dejó doblegar. Vivió como quiso, sin que nadie le dijera lo que debía o no debía hacer; así mismo fue hasta el final…

Hoy, la abuela se marchó. Seguro comenzará algo nuevo allá donde vaya. Hasta luego Abuela, te quiero mucho.


©2011 PSR

20 comentarios:

  1. Esta historia me es familiar: Mis propios padres.
    "He who is not courageous enough to take risks
    will accomplish nothing in life" -Mohammad Ali

    ResponderEliminar
  2. phrased nicely "La abuela y el abuelo llegaron a Venezuela trayendo solo el polvo de su patria en los zapatos"

    ResponderEliminar
  3. que bonita historia de vida, esta historia me invita a hacer lo que me toca hacer en este mundo, es muy bonito conocer gente asi y contar con ella. Para la abuela mi reconocimiento y para los familiares de la abuela, un abrazo de ánimo.

    ResponderEliminar
  4. nuestras vidas estan llenas de abuelas asi, viajeras, emprendedoras, sin miedo. Es su ejemplo el que debemos seguir, no hay patria sino un solo mundo, no tenemos raíces sino piernas...

    ResponderEliminar
  5. This is beautiful, Patricia! It seems you are very much like your grandmother, using your talents to their capacity...your beautiful gift for words to write this for her & about her. Thank you for sharing it with us.

    ResponderEliminar
  6. Muy bella la nota de tu abuela.
    Tus palabras me hicieron recordar a la mía; ya que, de igual modo, mi abuela fue una mujer fuerte y luchadora por naturaleza y nunca se dejó doblegar.
    Cuando en la década de los '40 las mujeres no se divorciaba...n por "el qué" diran ... la mía, SI lo hizo. Mi abuelo (su esposo) era un esritor casasdo, pero mujeriego.
    Ella no fue del tipo de mujer doblegada que aguantaba infidelidades, para darle gusto a la sociedad y vivió de tal modo, hasta sus últimos días.

    ResponderEliminar
  7. Me ha conmovido este relato Paty, me uno a la admiración por la lucha y el talento de tantas mujeres...Gracias bella!

    ResponderEliminar
  8. Aqui estamos. ( Maria Gutiérrez.)
    Nada debemos,
    porque nada que no hayamos
    conquistado nos ha sido dado.
    El futuro nos espera e, incansables,las mujeres avanzamos.

    ResponderEliminar
  9. My grandmother left when she was 93...and as yours left an eternal presence amongst those who knew her.

    ResponderEliminar
  10. Bello! Todo lo que escribes me encanta y a mi no me gusta leer el español. Gracias por hacerme recordar la belleza del español.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por compartir tan bella historia. Son los buenos recuerdos de nuestros seres queridos lo que conservamos cuando ya no los tenemos presente. Dios te bendiga y les de la fortaleza.

    ResponderEliminar
  12. Tu abuela vive en todas las generaciones que provoco con ese único hijo y con el ejemplo de su larga vida floreciente. Que orgullo que puedas recordarla con admiración. Deseo que por las venas de ti y de tus hijos recorra esa sangre de extirpe fuerte que no vacila ante el cambio, que enfrenta sin miedo, que construye castillos de la nada y lo logra todo, que trabaja, que emigra y que aun tiene tiempo para preocuparse por la belleza.

    ResponderEliminar
  13. Besosss Muchosss. me alegra que tu tengas esos bonitos recuerdos de tu abuela.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Dulce Escritora, estoy seguro de que tu abuela, este en el lugar que este, estara pensando en que negocio habrir alli, en ese lugar donde esta....mientras lee lo que su nieta escribe.

    ResponderEliminar
  15. Un bellisimo homenaje a esa brillante vida digna de ser imitado por todos.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  16. Bello homenaje a esa brillante vida digna de ser imitada por todos.

    ResponderEliminar