LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica, Tertulia y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel; Carolina: The Bookmark, Ponce: El Candil. En Miami, Florida: Libería Impacto. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

miércoles, 14 de octubre de 2009

TANAGUARENA

Cuando era joven solía ir a un lugar en la costa donde había una playa peligrosa con mucho oleaje y una pequeña bahía de aguas tranquilas. Ambas eran opuestas pero se complementaban de la manera más profunda dentro de mí.

La playa peligrosa era fascinante, intensa, mientras que la mansa era apacible y transmitía una sensación de sosiego sin igual. En la primera se sentía la violencia de la naturaleza en el rugir del viento salado con las olas, y en la segunda se escuchaba el mantra de las ondas en la orilla junto al canto de la brisa suave entre las hojas de las palmeras.

Las dos playas estaban separadas por un terreno empinado; la playa mansa quedaba en la parte inferior y la peligrosa en la superior. Hoy en día me resultaría extraño que pudiera suceder algo así, porque sé que en realidad ambas están al mismo nivel. Pero en aquel tiempo no me preocupaba de esas cosas; era así y ya. Hablábamos de “subir a la playa peligrosa” y “bajar a la playa mansa”, y nadie pensaba que decir eso era un absurdo. Era esa una época inocente como nosotros.

Para nadar en la playa peligrosa debía bajar por una gran defensa de enormes rocas pardas que generalmente estaban bañadas por el mar, porque en esa zona la marea rara vez bajaba lo suficiente como para dejar al descubierto la gruesa arena de piedritas pulidas del fondo. Una vez abajo y en el agua podía caminar abriéndome paso por las olas, que chocaban contra mí intentando derribarme, hasta que cedía y nadaba por entre los estruendosos aludes salados, alejándome de la costa amurallada. Allí, detrás de esas olas estaba la libertad; inmensa, indomable, maravillosa.

Por fin llegaba al lugar deseado; el corazón de la playa, donde las tímidas ondas del mar crecen de repente y se convierten en enormes barreras turquesas, formando luego con sus coronas de espuma la verdadera monarquía del litoral.

Una, dos, tres olas se acercan. ¿Cómo sortearé esas paredes gigantes para llegar al ansiado refugio abierto, donde el alma se desprende del cuerpo y se escapa entre la estela de fina llovizna que cada ola va dejando tras de sí? ¿Me dejaré llevar hasta la cresta, impulsada por mi deseo de volar con aquella gaviota, o preferiré sumergirme hasta el fondo, fundiéndome en el cuerpo azul profundo del gigante que se inclina al recibirme, para luego renacer en un grito ahogado, estrepitoso, buscando la bocanada vital y emancipadora?

Cuatro, cinco, seis. Este grupo viene más unido. Las preguntas son las mismas, pero el caso es diferente. Mi reacción es mi camino para llegar a la libertad, partiendo a la vez de un estado de libertad plena. En el horizonte aparecen más montañas azules. Una y otra vez se repite la toma de decisiones instintiva, las acciones no pensadas. Lo importante es compenetrarme con el mar; dejarme llevar y saber sobrevivir al final. En este instante lo único verdadero somos el mar y yo, esa conexión íntima y poderosa que me envuelve y me energiza. He ahí la libertad total, el ser humano invadido por la máxima expresión de la naturaleza, que llena todos sus sentidos y lo embriaga en una sensación de éxtasis indescriptible e inigualable.

Una vez saturada mi conciencia y transformada mi alma en sol y mar, salgo del agua en busca del lugar perfecto para dejar descansar al cuerpo. Voy hacia la bahía con su fina arena blanca y sus aguas llanas y cristalinas en busca de la tranquilidad que necesito para completar el nirvana. En ese ambiente plácido que me envuelve recupero parte de la esencia que dejé entre las olas, y al rato me siento lista para relajarme a la sombra de aquella palmera cuyas hojas tiemblan por la tersa brisa del atardecer; la misma brisa cálida que acaricia todo mi cuerpo. El canto del mar me arrulla y no puedo ni quiero quitarme la sonrisa de paz de los labios y la cara. He recuperado mi ser original.

Allí regreso con mi pensamiento y mi alma cuando quiero ser libre de nuevo. La sensación que producen el sol, la sal y la brisa sobre mi piel hace que me remonte a un tiempo lejano en el que la vida era intensa y apasionada, y el espíritu danzaba en el fuerte viento marino junto a los pelícanos y el salitre.


©2005 PSR

19 comentarios:

  1. ... justo en esa playa y en ese mar me picó por primera vez un agua mala, recuerdo las ampollas q me salieron como si fuera ayer. Se te olvidó mencionar al ostrero q abria la docena de ostra en la misma orilla de la playa... q recuerdos!!!

    ResponderEliminar
  2. MI REINIIIIIIIIIIII
    ESE YA LO HABÍA LEÍDO
    ME GUSTA
    SI, LA PLAYA ME MOTIVA
    UN BESO!

    ResponderEliminar
  3. Es Miércoles y... (suspiro) WOW!! que belleza, me encanta tu "Tanaguarena", es como si leyeras mi mente, solo que tu si sabes hacer que esa sensación tan maravillosa de estar cerca y dentro del mar se pueda expresar tan bonito con palabras, amo el mar, la brisa, el viento, la arena, las olas grandes y chicas, las palmeras, los colores del mar, el azul del cielo, también cuando está gris, las nubes, en fin, que precioso dices del mar y lo que nos regala. Felicidades querida Paty. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  4. el mar, el mar, que maravilla de la creación, me encanta y más me encanta haber disfrutado de él hace poco tiempo con tu muy grata compañia, "Mar Chiquita", que gran recuerdo..Abrazite,

    ResponderEliminar
  5. Patricia, bellos recuerdos de esa nostalgica Tanaguarena a la que soliamos ir todos los fines de semana y en el cual crecimos y convivimos e hicimos excelentes amigos que aun perdura...pero la playa mansa ya ha desaparecido para dejar un largo arenal. Un saludo y beso.

    ResponderEliminar
  6. Que hermosos relato, Pati escribes muy pero muy bonito,gracias por darme un ratico tan espectacular leyendolo.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Qué recuerdos!! Intento recordar cómo le llamábamos a la playa peligrosa... ¿la playita? También recuerdo a los surfistas y a los papás que no debían saber que nos bañábamos allí

    ResponderEliminar
  8. me gustó mucho, te transporta a otro tiempo, apacible y feliz

    ResponderEliminar
  9. Yo me traje un recuerdo de Tanaguarena...

    ResponderEliminar
  10. poeta, mi niña... me quedaron unas gotas que me salpicaron en la playa peligrosa :-)

    ResponderEliminar
  11. muy lindo!... todavia es blanca esa arena de Tanaguarena????

    Risbel

    ResponderEliminar
  12. en mis recuerdos si, risbel... en la vida real no lo se, porque hace demasiados años que no he podido ir alla... prefiero recordarlo de esa manera.

    abrazo

    ResponderEliminar
  13. Patricia, es una playa ficticia o no? Porque me recuerda algunas de las playas de Venezuela....

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. se me pararon los pelos QUE BONITO

    DE VERDAD ES HERMOSO
    EN ESA RESIDENCIAS A MARCADO A MUCHA GENTE POR LOS BUENOS MOMENTOS QUE PASAMOS AHI ESOS MOMENTOS NUNCA SE OLVIDAN

    ResponderEliminar
  15. Bellisimo Patricia no sabía cual era tu profesión y leí tu biografía y está super bien me encanta , sigue así cosechando muchos éxitos estés donde estés.vale¡¡¡¡¡, me encanta HABERTE CONOCIDO ME SIENTO MUY ORGULLOSA...... BESOS

    ResponderEliminar
  16. Patricia es maravilloso me has hecho volver a mi infancia que precioso que manera mas linda de escribir nuestra maravillosa infancia...
    has hecho que despues de 25 añosa vuelva a añorar todo aquello que deje atras

    por cierto eres una escritora maravillosa

    ResponderEliminar
  17. siete, ocho, nueve... :), me vuelvo sumergir en esta aventura de tanaguarena, que agradable volver a leer esta narración paty.

    ResponderEliminar
  18. Gracias Paty, nosotros también crecimos visitando todos los fines de semana el Club, recuerdo nos coleábamos a la piscina de las residencias, luego viví 12 años en Cerro Grande hasta el deslave, siempre recordaremos a Tanaguarena y con tus escritos será por siempre, de nuevo gracias y un afectuoso abrazo.

    ResponderEliminar