LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías. Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale, traducida por Patricia Schaefer Röder.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel; Carolina: The Bookmark, Ponce: El Candil. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

jueves, 16 de agosto de 2012

ISLA ENCANTADA


 
Despierto, y cada día arribo de nuevo. Mañana tras mañana siento que llego a un lugar desconocido y maravilloso. Me levanto atenta a mil oportunidades nuevas que se abren a quien tenga el deseo de aprovecharlas. El olor a tierra húmeda me envuelve, despertando mis sentidos y mis instintos. Desde temprano me dejo abrigar por el sol del Caribe, que lo embellece todo con el brillo más refulgente. Las trinitarias y los guacamayos se visten con alegres colores tropicales, rodeados de miles de verdes incandescentes, destacando bajo el regio azul del cielo. Si alguna tormenta malhumorada quiere ensombrecerlo, los arco iris alegran el cielo boricua como enormes y elegantes abanicos, imponiendo sus tonos amables entre las nubes. Cada mañana, como la primera vez, descubro a los lagartijos y coquíes que no me abandonan a lo largo del día, recordándome la inmensa suerte que tengo de poder compartir con ellos la Tierra del Noble y Valiente Señor. Salgo y siento la presencia contundente del espíritu taíno en todos los resquicios naturales, llenando la fuente que tanto buscó Ponce de León, aquella de termas medicinales que continúa haciendo bien a quienes la siguen utilizando. La esencia taína invade los ríos y playas donde me vuelvo a encontrar en secreto con mi alma; se esparce por seres y montañas gentiles y frescas con sus selvas color esperanza, por las palmas y los árboles estoicos que regalan su sombra a todos los que la necesitan, y por las sencillas y pulcras palomitas de monte, que destacan entre las demás alzando el vuelo con su sonido turbinado en miniatura. En suspiros profundos y limpios, la brisa fresca llena mis pulmones hasta casi reventar; el corazón galopa dentro del pecho, emocionado por la certeza de haber encontrado un precioso refugio para, finalmente, poder echar raíces. Me siento muy bien recibida en este paraíso caribeño, donde el orgullo por lo propio cristaliza en ciudades de encanto moderno y tradicional, con miles de opciones para quien desee esforzarse y salir adelante con alguna idea innovadora. Pueblos con gente bella, sencilla y educada, que amables me abren sus puertas a la par de una gran sonrisa. Simplemente, gente hermosa que encuentro en todas partes que voy. Rodeando este trozo de suelo caribeño está el mar inmenso y profundo; el amante eterno que, sin cesar, besa la costa que lo recibe dulcemente. En medio de ese encuentro extático e ininterrumpido, el mar exhala su aliento de salitre; es su alma indomable que conquista sutilmente a todos los seres que habitan esta armoniosa tierra, inyectando de ritmo su sangre mestiza de bomba y plena, de salsa y merengue, de güiro y bongó. Cuna paralela de tantas frutas conocidas de mi terruño; con ellas se han creado divinos sabores isleños, mezcla de sazones boricuas con gustos de lejanas latitudes. Nada como disfrutar un mofongo relleno de camarones o las empanadillas de La Parguera; en Loíza un bacalaíto y un pionono con maví en la playa, o dejarme condecorar con una Medalla, aun fuera de la época de competencias. En Navidad me doy un gustazo de lechón con pasteles, o también todo el año en la Ruta del Lechón, o tal vez un churrasco o un chillo frito con arroz blanco y habichuelas. Entre el tembleque navideño y el café diario, descubro mi tranquilidad en este paraíso terrenal con aroma a hogar. Después de un atardecer de fuego, llega la hora del descanso junto a mi fiel amiga Luna, que me ha acompañado siempre adonde el destino me ha llevado. La saludo por la ventana y sonrío; ella sabe que día a día vuelvo a sucumbir al hechizo de esta Isla Encantada. Entonces, duermo feliz, sueño bonito y sé que nunca voy a querer partir…
 
 
©2012 PSR



28 comentarios:

  1. Abrazo desde la Isla del encanto Negrita Schaefer Roder ! :-)

    ResponderEliminar
  2. Pati, esto es lo mas hermoso que he leído en mi vida! A lo mejor porque tengo el privilegio de conocer la Isla del Encanto! Gracias por este regalo.

    ResponderEliminar
  3. extraordinario tu manera de observar las cosas cotidianas y sencillas y realzar la belleza de situaciones, lugares, cosas y personas. Bellisimo !!!

    ResponderEliminar
  4. Una bellisima vision de lo que es vivivir en Puerto Rico.

    ResponderEliminar
  5. QUE BELLO.... AMIGA HERMOSA TU ISLA....FELICITACIONES. GRACIAS POR DONARLA....

    ResponderEliminar
  6. Que belleza, que bien has descrito lo que es la isla. Me sentia alli mismo. Ojala lo publiquen en algun periodico y lo utlicen en lectura obligada en las escuelas.
    Ya me encuentro mejor de salud y gracias por compartir tus escritos, me han acompanado a lo largo dei recuperacion.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Paty..un despertar hermoso ha sido el mio ...:) Mil gracias por esta nueva entrada al blog....ha sido para mi un baño exquisito y delicado y verdadero...Que Dios y la naturaleza siga siempre alimentando tu alma :) Besitos

    ResponderEliminar
  8. Belleza que inspira...inspiración divina...divina tierra...

    ResponderEliminar
  9. El encanto de Puerto Rico!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Me encantó tu escrito con lujo de detalles, fantástico, te felicito!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Me hiciste llorar de la emoción al pensar cuánto la he anorado cuando me he mudado lejos... Que bueno que nos has permitido adoptarte :)

    ResponderEliminar
  12. Hermoso Patricia, La Isla es demasiado, me encanto gracias por compartirlo besos

    ResponderEliminar
  13. La isla es un poco bruja o tal vez un hada...asi o asa te encantó

    ResponderEliminar
  14. Qué bello!!! Vives ahí o fue a partir de una experiencia de viaje?

    ResponderEliminar
  15. Where did you learn or develop such a desire or ability to write like this? Very beautiful.

    ResponderEliminar
  16. Raíces ......así se llama!!! Aunque a veces el destino.....nos separa y tenemos que partir a tierra lejana, entonces debemos empezar de nuevo a sembrar....para un día tener raíces mas fuertes que las que dejamos atrás!!! Saludos :)

    ResponderEliminar
  17. Hola Patricia

    Esto es excepcional!! Felicidades!!

    ResponderEliminar
  18. Qué súper! Yo fui en el 2010 y se me cumplió el sueño de toda la vida, conocer ese lugar! Maravillas con tu relato!

    ResponderEliminar
  19. HERMOSO,,,GRACIAS POR COMPARTIR TAN VALIOSO ESCRITO,,,,,...EXITO

    ResponderEliminar