LIBROS POR PATRICIA SCHAEFER RÖDER

¡Atrévete! Regala libros originales: Yara y otras historias; 34 relatos, 34 sorpresas. Siglema 575:poesía minimalista; una nueva manera de vivir la poesía. Di lo que quieres decir: Antología de siglemas 575; resultados de los Certámenes Internacionales de Siglema 575. El mundo oculto, novela de Shamim Sarif, traducida por Patricia Schaefer Röder. Andares: cuentos de viajes. A la venta en lulu.com, amazon.com, bn.com y librerías.

¡Encuentra mis libros en el área metro de San Juan, Puerto Rico! Aeropuerto Luis Muñoz Marín; Río Piedras: librerías Mágica, Tertulia y Norberto González; Viejo San Juan: Museo de Las Américas, Tertulia y The Poet's Passage; Santurce: Libros AC; San Patricio: The Bookmark; Guaynabo: Mundo de Papel; Carolina: The Bookmark, Ponce: El Candil. En Miami, Florida: Libería Impacto. En Monterrey, México: Librería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

miércoles, 7 de abril de 2010

ESPERANZA

Los primeros rayos de sol en un frío amanecer de primavera sorprendieron a dos mujeres caminando por las calles de Jerusalén. Iban con prisa, nerviosas y apesadumbradas a la vez. Llevaban consigo esa mezcla de sentimientos que sólo conoce aquel que ha perdido a alguien muy cercano. Caminaban juntas, como de costumbre. Aunque desesperanzadas, caminaban con determinación, porque a pesar de sentirse devastadas, tenían una responsabilidad que cumplir. Y lo harían con el mismo amor de siempre.

Eran ellas Magdalena y María, dos de las mujeres que acompañaron a Jesús y sus discípulos durante sus años de ministerio público en Galilea. Habían preparado aceites y perfumes antes del sábado para ungir el cuerpo de Jesús crucificado y darle sepultura adecuadamente. Venían hablando de lo sucedido durante los últimos días, de lo terrible que era haber perdido a su Maestro y de qué les depararía la vida ahora que él ya no estaba. Se preguntaban si tan temprano habría alguien que pudiera ayudarles a correr la piedra que cerraba el sepulcro.

A medida que se acercaban al lugar del monumento, sus corazones volvían a rasgarse, deshilachándose violentamente por segunda vez en tres días. Al fin llegaron con su dolor y su pena al sepulcro donde José de Arimatea había colocado a Jesús envuelto en una sábana al bajarlo de la cruz. Cuando se acercaron, se percataron de que la piedra que sellaba la tumba estaba fuera de lugar. ¡Alguien la había movido! Pero… ¿quién?

Con una amalgama de gran asombro y miedo, las dos mujeres entraron al monumento y en medio de la penumbra encontraron sentados a dos hombres jóvenes con túnicas blancas resplandecientes. Al verlas entrar, uno de ellos dijo:
—Él ya no está aquí. Resucitó; no había nada para él en este lugar.
Las mujeres, aterradas, le escucharon con oídos sordos y sin poder articular palabra. ¿Quiénes eran ellos? Estupefactas, miraron a su alrededor intentando entender qué sucedía. Encima de una roca, cuidadosamente doblada, estaba aquella sábana que había envuelto al cuerpo de Jesús, pero no veían el cuerpo de su Maestro por ninguna parte. Sin dejar de mirarlas por un instante, el joven continuó:
—¿Acaso no buscan a Jesús de Nazaret, que fue crucificado tres días atrás aquí mismo, en el monte del Gólgota?
—Sí, es a él a quien buscamos, a nuestro Maestro. Vinimos a ungirlo y sepultarlo según las leyes —respondieron las mujeres al unísono—. Por favor, dígannos dónde está o quién se lo llevó —dijeron casi suplicando.
—¿Y por qué insisten en buscar entre los muertos a quien mora entre los vivos?
—Pero nosotras vimos cuando José el de Arimatea lo colocó en esta tumba hace unos días… Por favor, déjennos tomarlo de dondequiera que lo hayan llevado.
—¿Y dónde quedaron todas las enseñanzas de estos tres años? En Jesús se cumplió la profecía de que el Mesías sería entregado, le juzgarían, sufriría inmensamente, se le daría muerte y a los tres días resucitaría; recuerden cómo él mismo lo anunció tres veces en Galilea.
Con grandes ojos abiertos de par en par, Magdalena y María oían lo que el joven les decía, intentando comprender. Eran tantas las enseñanzas que habían recibido de su Maestro en ese corto tiempo, que tuvieron que hacer memoria. Al fin, Magdalena dijo:
—Recuerdo, sí, cómo habló sobre las profecías, cómo contó que sería muerto por nosotros, resucitando al tercer día y cómo nos prometió la vida eterna junto a él y nuestro Padre en los cielos. ¡Oh, María, todo se cumplió! —exclamó Magdalena, mirando a María con una expresión que combinaba algo de remordimiento con una felicidad infinita.
—Así es, Magdalena; lo que anunciaron los profetas sucedió palabra por palabra —dijo el joven, y dirigiéndose a ambas mujeres, prosiguió—: Jesús les enseñó que debían cumplir con las Leyes, creer en Dios, ser compasivos y amar al enemigo. El Mesías vino a salvarles de los pecados y con ello les prometió el reino de Dios. Recuerden también cómo les aseguró que no les abandonaría jamás. Su promesa es indeleble y fue sellada con la resurrección. No lo olviden, todo aquel que creyere será salvo. Vayan ahora con la esperanza renovada y den la buena nueva a los demás.

Así, con la fe renacida en la promesa de su Maestro amado, las dos mujeres salieron de aquel sepulcro quedando envueltas en los tonos naranjas y dorados más brillantes de cualquier amanecer que hubiesen visto jamás. Y en medio de la aurora, regresaron plenas de dicha y emoción por las mismas calles que horas antes habían recorrido sin esperanza alguna.


©2010 PSR

22 comentarios:

  1. Te felicito...Jesus resucito...Aleluya,gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  2. que curioso.. ayer durante la Celebración Eucarística, la palabra que me más me resonó en la mente fué precisamente ESPERANZA (una de las tres virtudes teologales), sin lugar a dudas es una palabra que anima. Paty, tu haces una narración muy hermosa de este acontecimento tan divino y tan humano, que reconcilia a la Tierra con su Dios, enhorabuena !! que bonito.

    ResponderEliminar
  3. bellísimo y tan sentido, Paty. Además, el naranja es mi favorito :)... el dorado, no tanto, me gusta más la plata :). Ahora, más en serio... una bella historia para compartir y renovar la esperanza de que podemos resucitar siempre, no sólo en Pascua.

    ResponderEliminar
  4. Ahora que lo leía pensaba ¿Cómo puede imaginar y escribir sobre algo de lo que tantas personas han escrito, sin ser repetitiva?Te quedó de guión de película puesssss........

    ResponderEliminar
  5. muy hermoso y a la vez reconfortante!!
    un abrazo gigante!!

    ResponderEliminar
  6. también sentí lo mismo... Fue extraño leer algo ya conocido y, sin embargo, percibirlo como nuevo... por eso, mi sensación de renovación y celebración de la vida.

    ResponderEliminar
  7. Patricia,
    Me gusta mucho, tu uso de adjetivos y esa primera linea, me impresiona. You have a way with words.

    ResponderEliminar
  8. Hola amiga que bello escrito es algo que lo leemos en la biblia y que como creyentes lo revivimos todos los años, y no nos cansamos de hacer pues es revivir la pasión de nuestro Señor...Y como dicen los otros comentarios no se cansa una de leer y revivir y ni siquiera nos imaginamos ni la milésima parte que sufrió por salvarnos y nos empeñamos en seguir haciendo daño al hermano mas cercano..Felicidades saludos por la Isla del Encanto

    ResponderEliminar
  9. ME ENCANTO! es un mensaje de esperanza!!

    ResponderEliminar
  10. Siempre que escuchaba este Evangelio, lo percibía de cierta manera sin color, con tu descripción más real puedo imaginar cosas que no había imaginado.

    ResponderEliminar
  11. es precisamente el Evangelio de hoy.

    ResponderEliminar
  12. Bello! Tan sencillo y tan complejo. Gracias!

    ResponderEliminar
  13. LINDO AMIGA FELICIDADES MUACKSSSS

    ResponderEliminar
  14. Gracias Patricia! Por este grandioso mensaje y recordatorio! gracias por estar aquí, El Maestro Jesús vivé y está cerca de nosotros! sufrío, resucitó y ascendió! es un grandioso Maestro! Maestro de la sanación y amor infinito! como todos los maestros que pasan por la vida y deján su mensaje de sabiduría! cada ser de buena voluntad dejan siempre un mensaje que les puede llegar a los que lo necesitan! pero este mensaje que nos das se ha mantenido por centurias y se mantendrá por siempre! Y yo lo respeto integramente! un saludo sin fronteras!

    ResponderEliminar
  15. Que bonito relato de la Historia de Jesus!!Ahí nacio la esperanza para todos!Un fuerte abrazo Patricia.

    ResponderEliminar
  16. Wow Patricia, este relato si que me gusta!... Tu eres muy buena con los amaneceres, atardeceres y las palabras.. Me pegunto si esos aceites, unguentos y perfumes olian tambien a amanecer?

    ResponderEliminar
  17. Gracias por compartir Patricia.

    ResponderEliminar
  18. Bellísima narración, muy emotiva, felicitaciones!!!!

    ResponderEliminar